VIVIR-Louise Hay

Os dejo los puntos básicos de la filosofía de Louise Hay sacados de su libro ViVir!!! y que resumen lo que es la Ley de Atracción de manera muy simple...

• Sólo es un pensamiento, y los pensamientos se pueden cam­biar. Creo que todo lo que ocurre en nuestra vida co­mienza con un pensamiento. Sea cual sea el problema, nuestras experiencias sólo son efectos exteriores de nuestros pensamientos más íntimos. Incluso odiarse a uno mismo es solamente odiar un pensamiento que se tiene de uno mismo. Por ejemplo, si tienes un pensa­miento que dice «Soy una mala persona», esto te pro­ducirá un sentimiento de odio hacia ti, y te lo creerás. Si no tuvieras el pensamiento, no tendrías el sentimien­to. Los pensamientos se pueden cambiar. Elige cons­cientemente un nuevo pensamiento, por ejemplo: «Soy una persona maravillosa». Cambia el pensamiento y cambiará también el sentimiento. Todos los pensamien­tos que tenemos crean nuestro futuro.
• El poder está siempre en el momento presente. Este mo­mento es lo único que tenemos. Lo que elegimos pen­sar, creer y decir ahora forma las experiencias de maña­na, la próxima semana, el mes que viene, el próximo año, etc. Cuando nos centramos en nuestros pensa­mientos y creencias de ahora mismo, en el momento presente, eligiéndolos con todo el cuidado con que ele­giríamos un regalo para un amigo especial, entonces te­nemos el poder de escoger el curso que damos a nues­tra vida. Si estamos centrados en el pasado, carecemos de la energía necesaria para el momento presente. Si vi­vimos en el futuro, vivimos en una fantasía. El único momento real es ahora mismo. En este momento es donde comienza nuestro proceso de cambio.
• Hemos de dejar marchar el pasado y perdonar a todo el mundo. Somos nosotros los que sufrimos cuando nos aferramos a agravios pasados. Hacemos que situaciones y personas del pasado tengan poder sobre nosotros, y esas mismas situaciones y personas nos mantienen mentalmente esclavizados. Continúan controlándonos cuando nos quedamos atascados al no querer perdonar. Por eso es tan importante trabajar en el perdón. Perdo­nar, liberar a aquellos que nos hicieron daño, es liberar­nos de nuestra identidad de persona herida. Nos per­mite liberarnos del ciclo interminable de dolor, rabia y recriminaciones que nos mantiene prisioneros de nues­tro propio sufrimiento. No perdonamos el acto, sino a los que lo cometieron; perdonamos su sufrimiento, confusión, falta de habilidad, desesperación y humanidad. Cuando sacamos afuera esos sentimientos y los de­jamos marchar, entonces podemos avanzar.


Feliz Miercoles
Gracias...

Qué es Feng Shui